Musicoterapia

Hunde sus raíces en la prehistoria, puesto que se sabe que la música estuvo presente en los ritos mágicos, religiosos y de curación.

La utilización de la música como terapia

musicoterapia-300x300

musicoterapia

 

La aplicación de la terapia del sonido tiene sus raíces en la antigüedad.

Los médicos egipcios utilizaban notas en sus intervenciones quirúrgicas, con el fin de activar las endorfinas, hormonas que segregan un sedante o tranquilizante natural.

Por otra parte, los sonidos que provienen de instrumentos acústicos se emplean para dar masajes sonoros.

Los cuencos tibetanos, diapasones o el didgeridoo se utilizan para reequilibrar los hemisferios cerebrales, o estimular los sistemas endocrino e inmunológico del cuerpo.

Algunos Instrumentos Terapéuticos. Musicoterapia.

  • La lira: es un instrumento de atribuciones mágicas y de sonido celestial inmortalizada en la leyenda de Orfeo y sus 7 cuerdas afinadas al compás de los planetas. Usada en pedagogía terapéutica.

 

  • El arpa: evoca las cascadas sonoras que a modo de puente conectan lo terrenal y lo celestial. Usar con bebés en estado prematuro.

 

  • Las campanas: despiertan la conciencia. Es por lo que se utilizan como convocatorias religiosas. Las campanas tibetanas inducen a la introspección.

 

  • La cítara: es un instrumento hindú de sonido inconfundible que tiene propiedades sedativas y es activadora de la conciencia para alcanzar estados espirituales superiores.

 

  • La flauta: es un instrumento que tiene el valor de transportarnos al viaje celestial a la morada de lo eterno.

 

  • La gaita: los antiguos celtas la utilizaban para inducir ciertos estados de exaltación. Es antidepresiva. Se dice que la utilizaban los gaiteros en los campos de batalla para dar valor a los guerreros.

 

  • Los tambores: la percusión transportan la mente a otros planos de conciencia. Las tribus africanas los utilizan para fortalecer el espíritu y hacerlo más resistente frente a las pruebas de la vida.

 

  • El violín, el violonchelo y el oboe: son instrumentos clásicos de clara inspiración divina, tienen la capacidad transportar el oyente a planos de conciencia armónicos aunque más estructurados y sólidos.

 

  • El hang, un instrumento del siglo XXI, que les luthier suizos crearon. Se trata de un disco metálico compuesto por dos hemisferios unidos por el ding, el superior y el cu, el inferior. Alberga 8 tonos musicales. Se toca con las manos y desprende una música celestial.

 

Muchas personas lo utilizan en terapia porque crea unas vibraciones realmente especiales y cósmicas, como dirían algunas de las personas que lo utilizan.

Existen 2 tipos principales de música en relación con sus efectos:

  • la música sedante, que es de naturaleza melódica sostenida, y se caracteriza por tener un ritmo regular, una dinámica predecible, consonancia armónica y un timbre vocal e instrumental reconocido con efectos tranquilizantes.

 

  • la música estimulante, que aumenta la energía corporal, induce a la acción y estimula las emociones.

Dado que la musicoterapia constituye una aplicación funcional de la música con fines terapéuticos, se preocupa esencialmente de promover a través del sonido y la música, una amplia circulación energética en la persona, a investigar las múltiples transformaciones que induce en el sujeto el impulso inherente al estímulo sonoro y a aplicar la música para solventar problemas de origen psicosomático.

Hay más muchos más instrumentos, invitamos al lector a que nos los descubra.

Os recomendamos las terapias de Edgar Tarrés, con sus cuencos tibetanos, sus trabajos musicales con el Árbol Cabalístico, sus músicas celestiales con el hang, los cantos armónicos, etc., son todo un deleite y una enseñanza para el cuerpo y el alma.

2018-09-11T12:26:47+00:00

Deja tu comentario