LA FILOSOFÍA TAOÍSTA

Lao Tse

Pocos datos atestiguan la existencia real del pensador chino del siglo VI a. de C. llamado Lao Tse y precursor de la Filosofía Taoísta, sin embargo, su pensamiento y su obra, el Tao Te King,  han trascendido hasta nuestros días. Esta corriente construye, en un aparente desorden, una filosofía de vida basada en la sencillez.

The_Immortal_Soul_of_the_Taoist_Adept1

Representación: El alma inmortal del adepto taoísta

El Taoísmo

El Taoísmo reconoce la existencia de tres fuerzas: una positiva, una negativa y una tercera que es la conciliadora y a la que se conoce como Tao.

Las dos primeras de estas fuerzas se oponen y se complementan mutuamente. El Yang representa lo positivo, lo masculino, lo seco,  el calor, etc., mientras que el Yin agrupa lo negativo, lo femenino, lo húmedo, lo frío… La tercera es el Tao, o Principio Superior, que concilia e incluye a los principios inferiores de Ying Yang y a todas las oposiciones resultantes de este juego de fuerzas: día y noche, movimiento e inmovilidad, verdad y error, belleza y fealdad, vida y muerte, etc.  Mediante el enfrentamiento incesante de estas fuerzas cósmicas, son creados todos los seres.

El símbolo conocido como Ying Yang es un círculo formado por dos partes exactamente iguales, una negra y otra blanca, que se acoplan entre sí, y al que envuelve otro círculo exterior que representa el Tao. La parte negra (Ying) tiene un punto negro; de esta manera se representa que ningún elemento del mundo es totalmente positivo o negativo; igualmente, la parte blanca (Yang) presenta un punto blanco simbolizando lo opuesto.

Ying-Yang1

Ying Yang

Tao significa “camino”; pero éste no es un camino con meta, sino devenir constante, perfecto equilibrio y esencia de la vida. El hombre se reconoce en el dualismo Ying-Yang y aspira al Tao, a la armonía.

Tao Te King

En el Tao Te King se recoge toda esta filosofía. La obra está formada por ochenta capítulos o apartados carentes de reglas o normas en su disposición.

Hoy os dejamos los dos primeros. ¡Esperamos vuestros comentarios!

I

El Tao que puede ser expresado

no es el verdadero Tao.

El nombre que se le puede dar

no es su verdadero nombre.

Sin nombre es el principio del universo;

y, con nombre, es la madre de todas las cosas.

Desde el no-ser comprendemos su esencia; y desde el ser, sólo vemos su apariencia.

Ambas cosas, ser y no-ser, tienen el mismo origen,

aunque distinto nombre.

Su identidad es el misterio.

Y en ese misterio se halla la puerta de toda maravilla.

 

II

Todo el mundo toma lo bello por lo bello,

y por eso conocen qué es lo feo.

Todo el mundo toma el bien por el bien,

Y por eso conocen qué es el mal.

Porque, el ser y el no ser, se engendran mutuamente.

Lo fácil y lo difícil se complementan.

Lo largo y lo corto se forman el uno del otro.

Lo alto y lo bajo se aproximan.

El sonido y el tono se armonizan entre sí.

El antes y el después se suceden recíprocamente.

Por eso, el sabio adopta la actitud de no-obrar

y practica la enseñanza sin palabras.

Todas las cosas aparecen sin su intervención.

Nada usurpa ni nada rehúsa.

Ni espera recompensa de sus obras,

ni se atribuye la obra acabada,

y por eso, su obra permanece con él.

– Lao Tse, edición de Luis Carcamo, Tao Te King, Editorial Ricardo Aguilera, España, 1982, pp. 13-14.
Artículos relacionados

Para saber más

2018-09-25T12:17:20+00:00

Deja tu comentario