LOS EFECTOS PSICOLÓGICOS DE LOS COLORES

Colores

LOS EFECTOS PSICOLÓGICOS DE LOS COLORES

Los efectos del color en nuestros estados de ánimo, nuestra salud, y la forma de pensar han sido estudiados por los científicos por años. La preferencia por un color sobre otro puede estar relacionada a la forma en que ese color hace sentir al individuo.
Los colores son energía de luz visible de ciertas longitudes de onda. Los fotoreceptores en la retina traducen esta energía en colores. La retina tiene tres tipos de estos fotoreceptores, uno para el azul, otro para el verde y otro para el rojo. Percibimos otros colores por la combinación de estos tres colores básicos.

Cuando la energía del color entra en nuestros cuerpos, estimula las glándulas pineal y pituitaria. Esto a su vez afecta la producción de ciertas hormonas, las cuales tienen efecto sobre una variedad de procesos fisiológicos. Esto explica por qué el color, según se ha descubierto, tiene una influencia tan directa sobre nuestros pensamientos, estados de ánimo, y patrones de comportamiento. Muchos científicos creen que esta influencia está separada en forma distintiva de factores culturales y psicológicos.

Como sabemos los colores son los rayos de luz reflejados o emitido por los objetos que vemos a través de nuestros ojos. Esta radiación luminosa tiene la capacidad de influir de forma positiva o negativa, de hecho en las antiguas medicinas orientales eran muy tenidos en cuenta, incluso en la realización de las medicinas.

Los colores tienen unas vibraciones muy sutiles las cuales afectan nuestros centros vitales y psíquicos, por lo cual la utilización adecuada de dichas vibraciones puede mejorar sensiblemente nuestra salud.
Si ahondáramos un poco más en nuestras elecciones, comenzaríamos a darnos cuenta que cuando nos sentimos alegres solemos elegir ciertas prendas con predominio de colores como el amarillo, el rojo o el naranja… y cuando nos sentimos tristes o faltos de energía, solemos elegir otras, seguramente más oscuras, como el gris, el marrón o el negro.

Colores-II

Según el color de ropa que suelas usar, así vibras:

Negro.
La persona se siente sola, busca el aislamiento, incluso para encontrarse en un raro efecto psicológico más segura (en las artes marciales vemos como el cinturón negro es signo de superioridad), pero no encuentra su incorporación y posición social en la sociedad. La persona suele sentirse incomprendida en su familia, normalmente hay una ausencia de padre o modelo que pueda aportar seguridad o guía, es síntoma de carencia afectiva. La persona suele sentir que tiene que ser su propio padre. El recogimiento le proporciona al individuo un sentimiento místico de profundidad y fortaleza interna. Hay una clara falta de integración social, pero por otra parte la persona detecta las limitaciones que le impone su entorno, por ello, cuando el individuo busca el negro para vestir, es reflejo de la búsqueda de la independencia de dichas limitaciones, que en ocasiones por motivos económicos e intensos vínculos emocionales se hace muy intensa.
Marrón.
La persona tiene sentimientos muy ordinarios y comunes, no presenta demasiadas inquietudes y tampoco manifiesta necesidad de correr riegos, o de tener problemas, actúa de forma mecánica dirigido por otros, no cuestiona de forma positiva y no decide. Desde un punto de vista emocional hay poca intensidad, es como si le faltase vitalidad, hay carencia de energía vital.
Rojo.
La persona es inquieta, con ganas de tomar iniciativas, enfrentarse a los demás, combatir o competir, precisa de la acción y la aventura, en algunos casos hay cierta tensión y agresividad. La mayoría de veces indica impulsos y deseos de mantener relaciones sexuales.
Naranja.
La persona siente que tiene ganas de realizar alguna actividad psíquica o psicofísica, actividades donde se requiera destreza y habilidad, coordinación entre los físico y lo psíquico. El naranja es propicio cuando en el estado de ánimo sentimos la necesidad de conquistar o seducir a alguien. Este color suele indicar que la persona tiene cierto control sobre sus emociones y se siente bastante segura.
Amarillo.
Es propio de aquellas personas que se sienten seguras mentalmente y cuya capacidad de profundizar intelectualmente es alta. Son personas con muy alta capacidad de concentración y no se sienten influenciadas por las opiniones el entorno, tiene su propia opinión y visión de las cosas. Tienen ideas diferentes por lo tanto se sienten diferentes. Normalmente quien lleva este color está demandando otro estilo de vida con mayor trascendencia mental o espiritual.
Verde.
Cuando una persona lleva el verde es por lo general que se encuentra tranquila o busca la tranquilidad, hay una estabilidad psico-emocional que por lo general se establece con asuntos materiales, dinero, trabajo o conformismo en la vida amorosa. La persona no tiene demasiadas emociones y su situación aunque no sea buena la prefiere a tener que tomar decisiones.
Azules y violetas.
Estos colores los llevan aquellas personas que se sienten bien, experimentan una sensación de bienestar psico-emocional derivado de su interior, tienen experiencia sobre su propia persona y la seguridad que tienen es interna, dependiendo exclusivamente de ellos, están abiertos a cualquier perspectiva. Hay una necesidad de trascender los instintos, emociones y todo aquello que pueda ocasionar determinismo. Hay una necesidad de desarrollo o actividad espiritual.
Gris.
Como mezcla de blanco y negro hay un sentimiento de desmotivación, de cansancio psico-emocional, que por lo general coincide con cansancio físico, este color expresa las grandes limitaciones el negro que impide actuar a nivel social (el blanco), y las responsabilidades sociales o familiares que tiene la persona, que las vive sin motivación, como rutina y como obligación que no responde a las necesidades personales o sociales.

Blanco.
Es propicio de aquellas personas que buscan una mayor integración social, o sienten que participan socialmente o en la familia, a veces manifiestan que el ambiente les proporciona seguridad y les es familiar. Se encuentran o buscan un estado de bienestar personal que se relacione con el entorno. Es el color que indica que la persona busca la aceptación social, o se siente socialmente aceptada.

Efectos psíquicos y físicos de algunos colores según se encuentran en la naturaleza:

Rojo.
El hombre en contacto con la naturaleza y en una vida plenamente salvaje sufriría múltiples heridas, las cuales causarían en muchas ocasiones importantes dolores, y que éste siempre asociaría al color de la sangre, siendo éste color un signo de peligro, y ante una situación de peligro se desencadenan una serie efectos psíquicos y físicos, tales como un aumento de la adrenalina en el torrente sanguíneo, una aceleración del ritmo cardiaco, una excitación del sistema nervioso, etc. , los cuales preparan al cuerpo o bien para la huida (generalmente) o bien para hacer frente al peligro. Sin duda, el mensaje indicado por dicho color se ha instalado en subconsciente colectivo, y ante rojo el rojo siempre nos excitaremos y alteraremos.
El rojo no sólo propicia la actividad, como contrapartida diremos que activa el deseo sexual.
Naranja.
El naranja se encuentra con más dificultad en el reino animal y vegetal, pero probablemente en las salidas y puestas del sol, la luz en muchos lugares de la tierra por unos momentos tenga este color. Este color precede a un cambio de estado luminoso, o bien con la salida del sol o con su ocultación, lo cual puede interpretarse como un momento muy especial, de transición donde las formas y los tonos cambian, con lo cual debe de ser mayor la atención mental para tener una percepción adecuada de la realidad, y prepararse para el nuevo estado de gran luminosidad u oscuridad. O sea que, este color puede propiciar la concentración, de hecho, los monjes budistas y de otras religiones orientales utilizan este color en sus túnicas, como color que facilita no sólo la atención, sino la agudeza mental y percepción de otros estados de conciencia.

Amarillo.
Para muchos es el color del sol y el color del fuego, es el color de la luz con la que hacemos la mayoría de actividades cotidianas, y es la luz con la que podemos leer o realizar ciertas actividades intelectuales. El fuego a poco que fijemos la mirada llamará toda nuestra atención sumergiéndonos en profundos pensamientos. Por ello este color facilita la adquisición de conocimientos. Seguramente que nuestros antepasados al calor del fuego reunidos por la noche se comunicaban y transmitían su saber. La tradición ha creado muchas supersticiones en lo que refiere al teatro y otras actividades, pero sin duda, es un color que representa valor y energía. Este color nos facilitará el aprendizaje, pero no conviene abusar de él, pues también nos puede llegar a poner nerviosos, especialmente si no comunicamos los conocimientos adquiridos.

Verde.
El color verde debía ser para nuestros antepasados signo de esperanza y bienestar, pues los campos y bosques de este color infundían seguridad y cierta tranquilidad, pues se asociaba el color al lugar que proveía de los recursos necesarios para la subsistencia. Al mismo tiempo los campos y bosques podían servir como lugar donde uno podría camuflarse.
Nos proporciona una sensación de bienestar y estabilidad, por ello es el color que simboliza la medicina.
Celeste.
El azul del cielo debía de transmitir a los antiguos la sensación de trascendencia, y tranquilidad, el contemplar el cielo lógicamente quitaba la vista de la tierra y la dedicación que demandan los asuntos terrestres, por ello este color simboliza el desarrollo espiritual.
Azul marino.
Este es un azul de menor impacto probablemente en la memoria colectiva, y probablemente se aloje en el subconsciente como señal de profundidad, tal y como sugiere el océano, pero es un color que podría aparecer en el cielo con cierta frecuencia, y también podría dar la sensación de amenaza, así que, es muy posible que junto al significado sugerido por el azul celeste, el azul marino tenga connotaciones de inestabilidad y amenaza, lo cual puede infundir algo de temor. La vista y atención tanto del cielo cuando estuviese de este color como de las aguas, podrían activar cierta sabiduría intuitiva, por ello este color representa la sabiduría. En cuanto a connotación de amenaza, la podemos encontrar en los uniformes militares de este color utilizados por algunos países durante mucho tiempo.

Azul añil.
Este es un color que se encuentra en menor medida en la naturaleza, y por ello tiene menos fuerza en nuestro subconsciente, pero parece ser propicia la intuición y la sensibilidad psíquica.
Violeta.
Este es otro de los tonos que menos se encuentran en la naturaleza, pero parece ser que tiene que ver con la inteligencia y la capacidad cognitiva, sin embargo, incita a la aventura y la independencia, es símbolo de evolución.
Rosa.
Se encuentra en menor medida, pero siendo un tono del rojo parece ser que conserva las propiedades de éste hacia las relaciones sexuales, pero de una forma suave, sin tanta pasión ni energía, por ello es símbolo de timidez y amabilidad.
Blanco.
Este color siendo la suma de todos de alguna forma contiene todos los significados de los colores. Los antiguos lo podrían ver en las nubes, la nieve y la luna mayoritariamente, lo cual representaría el movimiento y los cambios de estado, tanto por el agua que se convierte en nieve como por las fases de la luna. Las novias se visten de blanco generalmente como símbolo de pureza, y del cambio de estado civil, muchos son los pijamas y sabanas blancas, indicando el cambio de que se produce al irnos a dormir, y en oriente ante el luto de alguna persona querida la personas se visten de blanco, pensando que dicho ser experimenta un cambio en su espíritu, y que al mismo tiempo los que se quedan también experimentarán un cambio.

2018-07-20T18:36:58+00:00

3 Comments

  1. jhoanny 15/01/2013 en 16:59 - Responder

    me gusta la explicación tan detallada que dan de cada uno de los colores me encantaria recibir mayor información

Deja tu comentario