El Oráculo de Paracelso

¿Sabes quién era Parecelso?

¡Se le considera el padre de la farmacología molecular!

oráculo-parecelso

El Oráculo de Parecelso

Tal vez te preguntes ¿Qué relación puede haber entre la farmacología molecular y las artes adivinatorias?

A Paracelso se le considera el padre de la farmacología molecular.

Le mostramos un pequeño párrafo extraído del libro “Archidoxia Mágica” cuyo autor es Paracelso:

“También los signos, los caracteres y las letras tienen su fuerza y eficacia. Si la naturaleza y la esencia propia de los metales, la influencia y el poder del Cielo y de las Planetas, la significación y la disposición de los caracteres, signos y letras, se armonizan y concuerdan simultáneamente con la observación de los chas, tiempos y horas, ¿qué es lo que impediría que un signo o un sello fabricado convenientemente no poseyera su fuerza y su facultad de operar? Los caracteres, las palabras y los sellos poseen en sí mismos una fuerza secreta nada contraria a la naturaleza y que no tiene ningún vinculo con la superstición”

Este hombre de ciencia que vivió hace más de 500 años -y sentó las bases de la farmacología molecular- afirmaba lo que apuntamos en el párrafo precedente.

Paracelso concibió al ser humano como el conjunto de cuerpo mente y espíritu, del mismo modo que lo han hecho absolutamente todas las grandes almas sabias que han pasado por este planeta.

En el Oráculo de Paracelso. Conectamos con esa sabiduría que nos ofrecen los símbolos de sus bellas imágenes. Las Cartas Oraculares están inspiradas en las Profecías de Paracelso y la Geomancia.

A Paracelso le agradecemos la idea de que los cuatro elementos (tierra, fuego, aire y agua) y sus criaturas fantásticas-que existían antes que el mundo-. La tierra pertenecería a los gnomos, el agua a las nereidas (ninfas acuáticas), el aire a los silfos (espíritus del viento) y el fuego a las salamandras (hadas de fuego).

 

PARECELSO

Así, Paracelso [1] clasifica las siete disciplinas de la astronomía, que un astrónomo debe conocer para considerarse como tal. Cada una de ellas utiliza recursos diferentes y se ocupa de objetos diferentes.

Esencial y espiritualmente, la astronomía comprende las siguientes sectas o religiones, cada una de las cuales posee sus propias facultades:

I. Astrología
II. Magia
III. Adivinación
IV. Nigromancia
V. Signaturas
VI. Artes inciertas
VII Artes manuales

Entre ellas, unas son ciencias naturales y otras artificiales, y deberá hacerse uso de una u otra según el objetivo buscado.

Astrología. Ciencia que enseña y trata de todo lo concerniente al firmamento, de su relación con la tierra y el hombre según el orden primigenio y de la conexión entre el hombre, la tierra y las estrellas.

Magia. Ciencia que compele y atrae al cielo de arriba sobre las piedras, hierbas, palabras, etc. También enseña a cambiar una cosa en otra, y proporciona además el conocimiento y significado de las estrellas sobrenaturales, cometas, etc.

Adivinación. Ciencia que el cielo infunde al hombre sin ningún fundamento formal y por medio de la cual el hombre puede hablar sobre cosas del futuro, del presente y del pasado sin haberlas visto por sí mismo. por medio de esta ciencia infusa, el hombre tan sólo es capaz de hablar de lo que el cielo imprime en él.

Nigromancia. Trata de los cuerpos siderales, carentes actualemente de cuerpo, carne y huesos. por mediación de esta ciencia, el nigromante somete al servidor al dominio de su maestro.

Signatura. Esta ciencia enseña a conocer las estrellas, muestra el cielo particular de cada uno y da razón del modo en que el cielo concibe y constela al hombre.

Artes inciertas. Se trata de ciencias carentes de un fundamente sólido que justifique su proceder. se gobiernan por medio de la imaginación y generan un nuevo espíritu y un nuevo firmamento por los que obrar.

Arte manual. Esta ciencia se ocupa de la preparación de los útiles astronómicos, de modo que con unos pocos instrumentos se puede expresar y comprender la forma de las estrellas, reuniendo el cielo y la tierra en una única figura.

A continuación, Paracelso dedica un capítulo a cada una de estas disciplinas, pero antes explica brevemente los objetos de que se ocupa cada una de estas ciencias.

Astrología: el hombre, los cuerpos inferiores y los animales.

Magia: estudio de los cometas, de las imágenes, de los cameos [2] , de los espectros y de los encantamientos.

Adivinación: los sueños, las bestias, la mente, la especulación y la fantasía.

Nigromancia: las visiones materiales o espectros, los espíritus astrales e inanimados y los cuerpos fantásticos, que son los asumidos por la muerte o por cosas sin vida.

Signatura: la quiromancia, la fisionomía y la proporción.

Artes inciertas: geomancia, piromancia, hidromancia y ventinina [3]

Artes manuales: aritmética, geometría, cosmografía, instrumentación y esfera [armilar].

[1] Paracelso, La Astronomía Hermética. Ed. Indigo. Traducción de Albert Soriano i Blasco.

[2] “Son piedras en las que se graba el rostro del cielo. Preparadas de este modo, son muy útiles para las heridas, venenos y encantamientos. Son capaces de volver invisibles a las personas y presentan otras muchas propiedades que, sin esta ciencia, Naturaleza sola no podría exhibir”. El hecho de hacer caer el rayo sobre una piedra (o tablilla) y leer los signos que dejaba es exactamente esto. Numerosos vestigios de esta práctica que viene de la ciencia paleolítica se encuentran en la Península Ibérica, pues se requería un monte con un relieve particular, una cueva para protegerse y un arbusto cuya combustión producía un humo conductor para atraer el rayo, tal como explica Demetrio Santos en su libro “El lenguaje de los truenos”. Así, en el caso de las tablas de la ley de Moisés bien podría tratarse de esto mismo.

[3] Aeromancia. En otros lugares, Paracelso denomina a esta disciplina austrimancia, en referencia al viento austral o del este.

 

“También los signos, los caracteres y las letras
tienen su fuerza y su eficacia.
Si la naturaleza y la esencia propia de los metales,
la influencia y el poder del Cielo y de los Planetas,
la significación y la disposición de los caracteres,
signos y letras, se armonizan y concuerdan
simultáneamente con la observación de
los chas, tiempos y horas,
¿qué es lo que impediría que un signo
o un sello fabricado convenientemente
no poseyera su fuerza y su facultad de operar?
Los caracteres, las palabras y los sellos
poseen en sí mismos una fuerza secreta
nada contraria a la naturaleza
y que no tiene ningún vínculo
con la superstición”.

Paracelso en “Archidoxia Mágica”

 

 

Te esperamos en Mundo Mágico Tarot y Videncia 24 horas.

¡Llámanos ! 806506222 / 955 29 00 74 (pago con tarjeta)

Iluminamos tu camino mientras tú aprendes a hacerlo

CONTACTA CON NOSOTROS

Coméntanos tus dudas por correo y te ayudaremos.

info@mundomagicotv.com

2019-05-28T20:06:45+00:00

Un comentario

  1. alicia 30/08/2015 en 06:29 - Responder

    Hola, estoy interesada en las cartas de Paracelso cual es el valor? Gracias

Deja tu comentario