LOS ARCANOS MAYORES

Los Arcanos Mayores (Triunfos mayores) del Tarot consisten en 22 cartas.

El nombre Arcanos mayores (Arcano significa secreto) es usado en la práctica esotérica; el nombre de Triunfos mayores es usado en el tarot como juego.

Como juego, sólo se muestra el número en romano en cada carta, más una decoración que es la misma en cada carta.

En las variedades para la interpretación esotérica, cada arcano representa una imagen de carácter arquetípico, con numerosos simbolismos.

En muchos mazos de Tarot, estas cartas tienen usualmente un número en romano y un nombre.

Aunque existen mazos que sólo tienen la imagen, los Tarots más viejos no tienen ni número ni nombre para estos arcanos.

Asimismo, el orden no se encuentra estandarizado.

De cualquier modo, los nombres y numeraciones para cada carta son las siguientes:

* 0 – El Loco
* I – El Mago
* II – La Papisa
* III – La Emperatriz
* IV – El Emperador
* V – El Papa
* VI – El Enamorado
* VII – El Carro
* VIII – La Justicia
* IX – El Ermitaño
* X – La Rueda de la Fortuna
* XI – La Fuerza
* XII – El Colgado
* XIII – La Muerte
* XIV – La Templanza
* XV – El Diablo
* XVI – La Torre o Casa de Dios
* XVII – La Estrella
* XVIII – La Luna
* XIX – El Sol
* XX – El Juicio
* XXI – El Mundo

La variación más común es el orden del VIII y el XI: el Tarot de Rider-Waite-Smith cambió el orden original y usa el VIII para La Fuerza y el XI para La Justicia, mientras que el Tarot de Marsella usa el VIII para La Justicia y el XI para La Fuerza.

Las imágenes de los Arcanos Mayores en tarots esotéricos están llenas de simbolismo; en los Tarots más ocultos hay algo más que sólo una ilustración del Arcano.

Los Arcanos Mayores suponen un significado más fuerte y arquetípico que los Arcanos Menores que representan más situaciones del día a día. Es un camino para conectar con nuestro inconsciente, usando para ello un lenguaje similar al de los sueños, en base a la simbología.

Hoy os dejamos la explicación sobre la primera de las cartas (iremos por orden): El Loco.

El Loco

el-loco

El Loco es quien va perdido y sin rumbo. Se trata de una criatura que parece no vivir en la realidad; una criatura a quien nadie toma en serio y que vaga de un lado a otro, aparentemente sin saber qué busca ni adónde quiere llegar.

El Loco o El Bufón es el símbolo de la anarquía que reina en el nanocosmos.

La carta del loco es la primera del tarot de Marsella, pero lleva el número cero, lo cual de algún modo le permite situarse fuera de la secuencia real. El número cero parece casi bailar entre los opuestos (alfa-omega, hombres-dioses).

Es un arquetipo itinerante que deriva por el alma como un nómada, representa por tanto un principio de movimiento instintivo, “loco”, opuesto a todo sedentarismo de la conciencia, a toda acomodación del ego.

Puede definirse, negativamente, como la otra cara del soberano, su contraparte mundana, un bufón de corte que es capaz de mezclarse entre el “sulphur vulgi” de la multitud.

A veces, puede ser visto como el “espía” del rey. Es, en definitiva, una figura que empuja hacia la vida de modo espontáneo, saltándose las protecciones conscientes y conservadoras (por ello es un arquetipo constelado sobre todo en la juventud del héroe).

El loco se encuentra cercano a la materia prima o caos originario y, como atestigua su vestimenta multicolor, vive próximo al carácter festivo y carnaval.

Por su ethos aventurero y espontáneo, el loco presenta una dimensión doble: invita por un lado a la liberación de la energía creativa, pero también puede desviarnos del camino y convertirnos en vagabundos sin norte (San Pablo: “seamos locos (pero) por la causa de Cristo”).

El lado izquierdo del loco representa el pasado, las cargas, los obstáculos, lo vivido, las personas que ya conoce, las personas menos evolucionadas que él, la parte del camino que ya ha transitado.

La cabeza representa el presente, el hoy, el ahora.

Finalmente, el gesto hacia la derecha se refiere al futuro, el camino que aún no se ha recorrido, las personas que aún no conoce, las personas mas evolucionadas que él o lo que aún le queda por aprender.

También puede referirse a una incapacidad de integración o falta de objetividad.

El loco “the fool”, es la virtud de ver el entorno de una manera diferente, mente abierta, facilidad para inventar historias o cuentos (sin referirse a la mentira), habilidad creativa.

Continuará..

2018-09-11T12:25:13+00:00

Un comentario

  1. Ricardo 20/09/2018 en 15:31 - Responder

    Excelente acercamiento a este arcano. ¿A quién no le gustaría regir su vida por sus principios?

Deja tu comentario